Los caballos son uno de los animales más hermosos y nobles que están en contacto con el ser humano y con los que podemos crear un mayor vínculo afectivo. Además, es difícil resistirse a su imponente belleza y tamaño. Su gran docilidad, resistencia y capacidad como medio de transporte, hace del caballo uno de los animales favoritos para competiciones, turismo y equitación. Hoy en día para una persona que quiera trabajar cuidando caballos tanto en hipódromos, instalaciones deportivas, empresas turísticas que trabajen con caballos, dueños privados… las posibilidades son amplias. Si quieres dedicarte a ser cuidador de caballos, te lo contamos todo sobre esta profesión:

Cuál es la labor de un cuidador de caballos

La labor de cuidador de caballos puede parecer sencilla, pero no lo es: como mínimo, tu responsabilidad será velar por el bienestar y estar pendiente de varios animales a la vez (y, en este caso, de buen tamaño), aunque dependerá del rendimiento que se busque del caballo.

Una de las tareas principales es el propio cuidado diario del caballo: tendrás que cepillarlo, lavarlo, mantener los cascos en buen estado y alimentarlo adecuadamente, además de darle una cierta atención y saber manejarlo.

curso ser cuidador de caballos idea

Otra de las tareas sería el mantenimiento y de limpieza tanto de las instalaciones (cuadra, pistas de equitación, praderas) como de los enseres para ejercitar y trabajar al caballo, como las sillas de montar o los arneses.

Conducir y guiar a los caballos hacia los establos será otra de tus tareas diarias: en este caso, es importante que tengas ciertos conocimientos de manejo y psicología del caballo para comprenderlo y conseguir que colabore.

Por otro lado, es básico estar pendiente y revisar continuamente a los animales para poder prevenir enfermedades, así como curar pequeñas heridas antes de que vayan a más, siguiendo las pautas del equipo veterinario.

Entrenamiento: mientras sus dueños o jinetes no los monten, deberás llevar a cabo algunos ejercicios para mantenerlos en forma, como darles cuerda, soltarlos en paddocks, introducirlos en norias o caminadores. Además de esto, deberás llevar a cabo algunas técnicas de enriquecimiento ambiental para evitar que los caballos se estresen al pasar tanto tiempo estabulados.

Por último, has de prestar especial atención a las necesidades y cuidados de los potros y de los caballos más mayores (geriátricos), ya que requieren más atención que en otras fases de su vida.

cuidador de caballos cuidar potros

Qué necesito aprender para ser cuidador de caballos

Aunque estés familiarizado con los caballos porque los hayas montado algunas veces, necesitas nociones de varios temas para poder trabajar con ellos:

Anatomía y fisiología equinas: tienes que conocer bien la estructura y cuerpo de un caballo y cómo reacciona al medio para saber cómo piensa, a qué dolencias y problemas puede ser vulnerable y cómo debes manejarlo en cada caso.

Nutrición, reproducción y cuidados: tanto potros como caballos necesitan una gestión óptima de estos tres pilares para llevar una vida tranquila y estable.

Higiene de caballos y profilaxis de instalaciones equinas: necesario para mantener en estado óptimo de salud a los caballos y unas instalaciones decentes tanto para ellos como para sus dueños.

Técnicas de prevención de estrés en caballos estabulados: como comentábamos anteriormente, todos los animales necesitan bienestar tanto en el terreno emocional como en el físico para conseguir que, en el caso de los caballos, proporcione un buen rendimiento. El hecho de pasar mucho tiempo encerrados en cuadras reducidas es un obstáculo para ello, con lo que deberás aprender técnicas para motivarlos y entretenerlos.

Diseño, administración y gestión de las instalaciones equinas: nada mejor para un caballo que unas instalaciones adaptadas a sus necesidades y en las que hay un buen seguimiento. Para ser cuidador de caballos, es necesario ser una persona muy organizada, ya que las labores son varias, con lo que un buen calendario de gestión de las mismas significa el éxito en tu trabajo y, por lo tanto, el bienestar de los animales que cuidas.

ser cuidador de caballos como es

Como puedes ver, ser cuidador de caballos puede ser una tarea gratificante pero que también requiere mucha entrega física y personal. Eso sí, el vínculo que crearás con los caballos que cuides será algo que no olvides nunca y el hecho de trabajar para mejorar la vida de otros animales te enriquecerá como persona. Además, ¡seguro que nunca estarás aburrido!

Si estás interesado en ser cuidador de caballos, en IDEA tenemos el curso ideal para ti. También podría interesarte si buscas complementar tu formación como Auxiliar herrador o Auxiliar Veterinario Ecuestre, por ejemplo. Lo que tienes que tener claro es que, si te gustan los caballos y quieres trabajar de ello, hay un montón de posibilidades. ¡Descúbrelas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *