Sabemos que estos días están siendo extraños y el temor al COVID-19 genera muchas dudas. Si convives con un perro, un gato o cualquier otro animal, te habrás preguntado: “¿cómo afecta el coronavirus a mi mascota?”. Desde IDEA, queremos ayudarte y tranquilizarte a partir de la información real de la que disponemos actualmente.

¿Qué sabemos sobre el coronavirus en relación a perros y gatos?

Es probable que, al buscar información sobre el COVID-19, te hayas encontrado con una noticia que explica que un perro de raza pomerania mostró síntomas de contagio en Hong Kong a finales de febrero. Lo que se sabe realmente es que los datos al respecto aún no son concluyentes.

A día de hoy, no existen evidencias científicas de que los animales padezcan o transmitan el coronavirus que afecta a los seres humanos. Lo que ocurre es que los perros o los gatos pueden ser portadores pasivos, llevando partículas virales en nariz y pelaje si se han expuesto a personas que sufren el COVID-19.

Cómo afecta el coronavirus a mi mascota - Perro en el balcón (BN)

Los estornudos y otras secreciones que sí pueden contagiar el virus de un humano a otro, no lo hacen de mascota a persona ni viceversa. Sin embargo, deben tomarse las mismas medidas de sentido común respecto a la higiene y estar listos por si acaso, como dueños de un perro o un gato, enfermamos.

¿Cómo actuar estos días con nuestras mascotas?

El comportamiento de las personas que conviven con perros o gatos debe prestar una mayor atención a la higiene: cada vez que acaricies a tu mascota, recuerda lavarte las manos con agua y jabón. Por supuesto, evita todo lo posible los besos, carantoñas y otros mimos que puedan implicar contacto entre las respectivas narices, bocas, lenguas, etc.

Como ya sabrás, si eres propietario de un perro, tienes permiso para sacarlo a pasear a la calle. Eso sí: solo puede sacarlo una persona. Evita medidas de precaución irrelevantes como ponerle una mascarilla, ya que solo servirá para generar estrés a tu mascota. Este consejo también es válido en el caso de los gatos en casa.

Cómo afecta el coronavirus a mi mascota - Perro en el balcón

Una vez de regreso en casa, la higiene de las dos partes es fundamental. Además de lavarse las manos, por prevención también debería limpiarse tanto las almohadillas como la cola del animal con gel desinfectante.

¿Y qué pasa con mi perro o gato si tengo coronavirus?

Antes de plantearse este escenario, estaría bien tener por anticipado una o varias personas designadas para cuidar a nuestra mascota en caso de contagio. Para ello, habría que tener lista comida suficiente para varias semanas, comederos, bebederos y otros materiales para que el animal pueda instalarse en la casa de su cuidador temporal.

Es importante que todo este material sea distinto al que se ha venido utilizado para que no haya riesgo de portar el virus o bien que se desinfecte cuidadosamente. De esta manera, no pondremos en una situación delicada a la persona destinataria.

Las clínicas veterinarias estarán abiertas las próximas semanas para atender las eventualidades de las mascotas. Es probable que se cancelen citas para revisiones regulares, de manera que se deje el espacio para posibles urgencias.

Cómo afecta el coronavirus a mi mascota - Gatito

En línea con lo anterior, si tu perro o gato debe ir al veterinario y estás enfermo, eres un potencial paciente de riesgo o has podido estar en contacto con personas infectadas, lo ideal es que esa otra persona elegida se encargue de llevar al animal a su consulta.

Por último, a pesar de la ausencia de evidencias científicas respecto a la infección de COVID-19 en perros, gatos y otros animales, si notas que tu mascota tiene síntomas de enfermedad tras haber estado expuesta, no dudes en ponerte en contacto con tu veterinario vía telefónica. Explica la situación y ellos, como expertos, sabrán atenderte y plantear una potencial cita presencial si lo ven necesario.

En estos días que pasaremos más horas de las habituales con nuestras mascotas en casa. Disfrutemos de su compañía e intentemos transmitirles toda la calma y cariño posibles: ellas no comprenden la situación excepcional que todos estamos viviendo. No caigas en falsas alarmas y miedos infundados, mantén las líneas básicas que hemos mostrado a lo largo del post.

¡Sentido común, ánimo y cariño a nuestros compañeros peludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *